::♥Un matecito para todos los que llegaron hasta acá!♥::

mlcbggybrs_main4.gif

      ♥ Para reivindicar al MATE ♥Que decirles del mate ? . Alguien como yo, “mate fueled” 100%?.  El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace  conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.
La frase que les pongo abajo en inglés y que es del site oficial de mateway,  resume mi opinión sobre el mismo:

   

Cuando la gente se reune a tomar mate, algo mágico sucede.  Ciertamente.

Porque el mate es bueno para compartir, para la salud, para el intercambio, ‘keeps you going’,  y es mucho mas que una bebida para mi -como para muchos-,  y si, un símbolo de la cultura de los países que lo consumen.  Si uno le hace caso a todo lo que se ha escrito por ahi respecto del mate, Popeye  fue un bobo

dedicandose a la espinaca! 🙂  seguramente esto fue porque nadie lo avivó de las bondades de nuestra infusión.Recomendaciones para cebar buenos MATES:

  1. La temperatura del agua es importantisima! (mas de 90 grados pueden ser terribles!, la yerba se siente agredida por el agua muy caliente y suelta de golpe el sabor que deberia ir entregando gradualmente en cada cebada, por eso se lava enseguida y tiene gusto mucho mas fuerte cuando se cebo muy caliente).
  2. Es cierto que el gusto de la yerba es completamente distinto según la marca.
  3. Y si se olvidan de humedecer la yerba con un chorrito de agua fria, antes de uno con agua caliente, esperar que se hinche  bien la yerba y finalmente meter la bombilla… no les va a salir bien, se les lava la yerba,  estoy convencida. 🙂

nota:  el cuidado del mate dicen que es bastante equivalente al que se tiene para curar y cuidar las ‘pipas’, tiene que secarse muy bien,  y usarse solo cuando esta bien seco para que no altere el sabor de la yerba ni tome feo gusto el recipiente.

♥Un relato que transmite fielmente lo que simboliza el mate para sus consumidores♥:

 La existencia del alma en el Caio

El Zacarías y yo tomamos mate. Siempre. A cualquier hora. Las veces que estuvimos a punto de separarnos, las veces que llegó un hijo nuevo a casa, cuando lo echaron del trabajo, cuando Argentina salió campeón del mundo, cuando se cayeron las torres gemelas. Cuando murió mamá… Entre el Zacarías y yo hubo días sin besos a la mañana, semanas sin dirigirnos la palabra, meses enteros sin juntar los pelos, años larguísimos sin un peso en el bolsillo. Pero no hubo nunca en nuestro matrimonio un solo día sin que él o yo nos sentáramos en silencio a tomar mate.

El mate no es una bebida, corazones de otro barrio. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca. Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse. El mate es exactamente lo contrario que la televisión. Te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás sola. Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es “hola” y la segunda “¿unos mates?”.

Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros. Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan. Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara. Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar. En verano y en invierno. Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos. Los buenos y los hijos de puta.

Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. El Caio empezó a pedir a los cinco. La Sofi a los nueve. El Nacho a los tres. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo. Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.

Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza:

-¿Dulce o amargo?

El otro responde:

-Como tomes vos.

Yo les escribo siempre a ustedes con el mate al lado del teclado. Leo los comments con el mate al lado. Los teclados de Argentina y Uruguay tienen las letras llenas de yerba. La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. La yerba no se le niega a nadie. Ni a la vieja Monforte.

Escribo esto por algo. Hoy llegamos todos de la calle y el Caio estaba tomando mate solo. Nunca antes había tomado mate solo. Siempre con el Chileno Calesita, o con la hermana, o con nosotros. Solo jamás.

Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular. Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres. Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. No es casualidad. No es porque sí. El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es porque ha descubierto que tiene alma. O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.

El Caio no sabe qué carajo le pasa. No va a recordar este día. Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solos. Pero debe haber sido un día importante para cada uno. Por adentro hay revoluciones. Yo no me acuerdo de mi día. Zacarías tampoco. Nadie se acuerda. Pero hoy el Caio empezó a tomar mate solo. Hoy, 8 de enero del 2004, a la madrugada. Su padre y yo, escondidos en el pasillo, empezamos a mirarlo con respeto.

De: Diario de Una Mujer Gorda, de Hernán Casciari
Ubicación original del post:
http://mujergorda.bitacoras.com/archives/000131.html 

ptt4y2007_stbird_birdhouse_mariana.gif

fig_flwrbar_pink1.giffig_flwrbar_pink1.giffig_flwrbar_pink1.gif

Anuncios

3 responses to this post.

  1. Che Marianis, hoy tenía pensado invitarte a tomar unos mates,
    Que decís, venís?
    😀
    Saludos!
    Disculpa Juan que lo edité pero así es más leible para todos.
    Un Beso de Mariana ;-(

    Responder

  2. Hermoso post Marianis, lindo como el mate, lindo como compartir
    A propósito: dulce o amargo? Dale, venite pronto que ya puse la pava al fuego…..
    Besos de Luna

    Responder

  3. Gracias por venir Luna, te visitaré prontito.
    Besos de Mariana

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: